miércoles, 7 de febrero de 2018

INVAP: Un salvavidas holandés en medio de la tormenta

INVAP: UN SALVAVIDAS HOLANDÉS EN MEDIO DE LA TORMENTA

Por Pablo Alvarez, ArgentinaEnElEspacio

El pasado 24 de enero el Presidente Mauricio Macri anunciaba con bombos y platillos en la ciudad de Davos, Suiza, que la empresa estatal INVAP había resultado ganadora de una licitación internacional para realizar el diseño y construcción de un reactor nuclear de investigación en Holanda. De esta manera, el mismo gobierno que durante sus primeros años de gestión canceló los proyectos más relevantes la compañía, haciendo caer su facturación en casi un 90%, montaba ante las cámaras de televisión un show mediático para sacar rédito político de un hecho que debería ruborizarlos.

Vista interior de reactor OPAL en Australia. Foto: INVAP.

Nuestra empresa estatal se impuso así en una dura licitación internacional superando a la empresa AREVA TA de Francia, y KAERI de Corea del Sur, las cuales junto con INVAP son las de mayor jerarquía mundial en el diseño y construcción de reactores nucleares de investigación.

La buena nueva es que a través de la ejecución de dicho contrato, cuyo monto ronda los 400 millones de euros y asegura un importante volumen de trabajo, al menos para el área  nuclear de INVAP durante los próximos años, la empresa estatal de tecnología, pieza clave en el desarrollo de la tecnología espacial de nuestro país, logrará sobrevivir al gobierno de Cambiemos.

Personal de INVAP y CONAE junto al satélite radar SAOCOM. Foto: CONAE.

Lo paradójico de esta situación, plasmada en el diario Página12 en una nota titulada “El éxito del INVAP a pesar de Macri”, es que el propio Gobierno Nacional, a través de la cancelación de los principales proyectos en los que se encontraba trabajando la compañía (El Sistema Aéreo Robótico Argentino, el satélite geoestacionario ARSAT III, y el programa de radares primarios para defensa aérea)  la había llevado en 2017 a suspender incorporaciones de nuevo personal, y a tener que abonar en cuotas los salarios anuales complementarios debido a lo crítico de su situación financiera.

En un intento de ser positivos y ver el vaso medio lleno, podemos pensar que quizás esta noticia sirva para que el gobierno reconsidere la cancelación del satélite geoestacionario ARSAT-3 y retome su construcción, sin caer siquiera en desventajosas relaciones carnales como el reciente intento de acuerdo con la empresa americana Hughes, en el cual Argentina aportada el 50% de la financiación del proyecto más el 100% de knowhow, para quedarse tan solo con el 49% de un engendro de empresa mixta denominado NEWCO (en la cual por supuesto, el control quedaba en manos de los americanos con el 51% del paquete accionario).

El logro de INVAP no es nuevo. Afrontó una situación aún peor durante el gobierno neoliberal de Carlos Menem (que incluso amagó con querer privatizarla),  que la llevó al borde de la quiebra, incluso luego haber despedido a dos tercios de sus profesionales altamente capacitados. En aquella oportunidad fue el Estado Australiano quien la salvó adjudicándole una licitación para la construcción de otro reactor nuclear en las afueras de la ciudad de Sydney. Esta vez, en cambio, fue el Gobierno Holandés quien hizo lo que el propio Gobierno Argentino no; confiar en INVAP. ¡Larga vida a INVAP!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.